ID de artículo : 00269507 / Última modificación : 29/10/2021

Ten cuidado con los daños por agua: cómo proteger los auriculares

    1. Asegúrate de que todo está limpio y seco

    Si los auriculares, la funda de carga o el terminal USB están húmedos o sucios (por ejemplo, con polvo) durante la carga, es probable que se produzcan accidentes (por ejemplo, incendios, descargas eléctricas o quemaduras por incendios), manchas o un funcionamiento incorrecto. Una comprobación rápida rutinaria puede ayudarte a evitar estos riesgos:

    • Comprueba que no hay agua, humedad o suciedad en o alrededor de:
      • los auriculares
      • La funda de carga (si procede)
      • el puerto de carga (terminal USB)

    Si observas que hay agua, humedad o suciedad, retírala con un paño suave y seco, y deja que se seque completamente a temperatura ambiente antes de realizar una carga.

    ¡ADVERTENCIA! Esto se aplica a todos los tipos de auriculares, incluidos los modelos resistentes al agua y a la humedad.

    • Comprueba el cable USB: asegúrate de que no está dañado, deformado, mojado o sucio.

    De nuevo, si detectas que hay humedad o suciedad, limpia o seca el cable USB antes de utilizarlo. Si el cable está dañado o deformado, utiliza otro cable USB.
     

    2. ¿Cuáles son las situaciones típicas en las que los auriculares pueden mojarse fácilmente?

    Incluso si suena obvio, es importante tener en cuenta las situaciones y lugares donde puede haber agua o humedad. Esta precaución se aplica a todo tipo de auriculares, incluso si son modelos resistentes al agua y a la humedad. Además, si tienes un modelo de auriculares "True Wireless", mantén siempre cerrada la tapa de la funda de carga.

    • Lugares con fuentes de agua, tales como baños, lavabos, bañeras, duchas o piscinas.
      Evita utilizar los auriculares en lugares húmedos, donde el agua o la humedad puedan adherirse fácilmente a los auriculares.

       
    • Lluvia o sudor
      Evita utilizar los auriculares o llevarlos en el bolsillo mientras llueve, aunque lleves un paraguas. 
      Además, al hacer ejercicio ten en cuenta que el sudor o la humedad pueden introducirse rápidamente en los auriculares, especialmente cuando estás haciendo un entrenamiento intenso. 
        
        

       
    • Condensación
      Si colocas los auriculares cerca de una bebida fría embotellada o cualquier cosa que pueda atraer condensación, esta puede adherirse a los auriculares o al puerto USB.