Saltar al contenido

El hombre de la música: Phil Nicolo

La visión del productor de música ganador de un premio GRAMMY® sobre el audio de alta resolución y otros aspectos

La niñez de Phil Nicolo estuvo marcada por las óperas favoritas de su padre. Pero después de oír la música rock’n’roll de un famoso cuarteto británico y quedar atrapado por la “Beatlemanía”, Nicolo decidió volcarse en una carrera profesional donde las melodías nunca tuvieran fin. Desde que abrió su primer estudio en el ático de sus padres, Nicolo ha trabajado con Aerosmith, Bob Dylan y Lauryn Hill, entre otros. Como productor musical ganador de un Grammy, propietario de un estudio, mezclador e ingeniero de masterización, Nicolo trabaja en Estados Unidos junto con su hermano gemelo, Joe, en la producción musical tanto para artistas con varios Discos de Platino como estrellas emergentes. 

Sigue leyendo para conocer en detalle la pasión de Nicolo por la música, sus consejos para los aspirantes a productores musicales y cómo el audio de alta resolución está mejorando la calidad de la música tanto para aficionados como para profesionales de la industria musical.

 P: ¿Cuál es tu primer recuerdo relacionado con la música? 

Nicolo: El primer recuerdo que tengo es de antes de saber hablar. Mi padre era un gran aficionado a la ópera, así que me crié escuchando de todo, desde “La Traviata”, “Rigoletto” y “Aida” de Giuseppe Verdi o “Tosca”, “La Bohème” y “Madame Butterfly” de Giacomo Puccini hasta “El Barbero de Sevilla”, “La Cenerentola” y “La Gazza Ladra” de Gioachino Rossini, por mencionar solo algunos ejemplos. Esta relación temprana con una música tan maravillosa es lo que generó en mí esa pasión y amor por la música en todas sus formas. Y cuando escuché a los Beatles en 1964, lo tuve claro. Sabía a ciencia cierta que la música formaría parte de mi futuro.

P: ¿Cómo comenzaste tu carrera musical?

Nicolo: Cuando estábamos en la Universidad de Temple, mi hermano gemelo y yo creamos un estudio en el ático de mis padres. Vendíamos equipos de sonido a través de un distribuidor (Stereo Discounters) y todo el dinero que ganábamos lo invertíamos en el estudio.

P: ¿Qué se siente al abrir tu propio estudio? 

Nicolo: Aunque el estudio del ático fue un gran comienzo, al final nos mudamos del ático de nuestros padres y abrimos nuestro primer estudio de verdad en el centro de la ciudad de Filadelfia en 1980, al que llamamos Studio 4 Recording. Allí tuvimos que enfrentarnos a muchos retos inesperados. Una cosa era poder hacer una buena grabación y otra muy distinta poner un negocio nuevo en marcha. Construimos el estudio poco a poco, trabajando y haciendo nosotros mismos todo lo que fuera posible (a veces pagando la tarifa mínima, solo para poder encender la luz). Con paciencia y perseverancia, nos convertimos en una de las instalaciones de grabación de mayor calidad de Filadelfia.

P: ¿Cómo es trabajar con tu hermano Joe?

Nicolo: Ha sido un compañero fantástico. Aun siendo gemelos, tenemos perspectivas muy diferentes. Aunque mi hermano y yo tenemos gustos musicales muy similares, no cabe duda de que difieren. Él se inclina más por el hip-hop, yo, por el rock. A mí me gusta mezclar y tocar los controles más que a Joe, así que cuando trabajamos juntos, lo más normal es que acabe haciéndome con el control de la mesa.

P: ¿Cuáles son las cualidades necesarias para tener éxito como productor musical? 

Nicolo: Para lograr una trayectoria de éxito como productor musical necesitas tener la capacidad de escuchar y saber comunicarte con un artista. Pero yo diría que la cualidad más importante es la paciencia. Es muy importante dejar que los artistas pongan a prueba sus ideas, incluso aunque parezcan una locura en ese momento. Cuando sigues un camino, especialmente si no es el habitual, nunca sabes dónde te va a llevar ni cuándo va a producirse ese momento brillante.

P: ¿Quiénes son algunos de tus artistas favoritos con los que has trabajado? ¿Cuál es el género musical que más te gusta producir? 

Nicolo: He tenido la suerte de trabajar con tantos artistas magníficos que sería difícil escoger solo a algunos. Entre los primeros estaría el músico de blues Taj Mahal y la cantante de R&B Lauryn Hill. Ambos son unos artistas increíbles que dan el 110 % todo el tiempo y esperan que los demás hagan lo mismo. 

Me encantan las producciones de todo tipo y he tenido la suerte de haber trabajado en muchos géneros musicales distintos, pero creo que mi favorito es el jazz tradicional.

P: Si pudieses conocer a cualquier músico, vivo o no, ¿a quién elegirías? 

Nicolo: Sin duda, mi respuesta sería John Lennon. Fue fantástico trabajar con Yoko Ono en la reedición del catálogo en solitario de John. Habría sido un honor haber podido trabajar directamente con él en vida.

P: ¿Qué es lo que más te enorgullece de tu carrera hasta el momento?

Nicolo: El momento del que me siento más orgulloso fue la obtención de un premio Grammy por la mezcla y masterización del álbum de salsa/merengue “Across 110th Street”, de la Spanish Harlem Orchestra, en 2005. Fue increíble ganar un Grammy en un género musical del que todavía estaba aprendiendo. El género de salsa, como cualquier otro, tiene sus sonidos específicos, texturas, arreglos, dinamismo musical e instrumentos propios. Me llevó un tiempo descubrir en qué consistía cada uno de ellos y cómo se utilizaban en la música de salsa. Doy las gracias al productor, Aaron Levinson, por inculcarme el amor y la pasión por la salsa.

P: ¿Qué opinión te merece el audio de alta resolución?

Nicolo: Para aquellos que consideramos la música nuestra vida, el audio de alta resolución es muy importante. Es una lástima que aunque la música haya evolucionado con el paso de los años, la calidad del sonido se haya reducido con el uso del mp3 y la transmisión. Ha llegado el momento de darle la vuelta a esta tendencia, tenemos que educar y mostrar a las personas qué es el sonido superior. A medida que los amantes de la música disfruten del audio de alta resolución, cada vez serán más los que se den cuenta de cómo se mejora esa experiencia y se vuelve más gratificante. ¿Por qué no querrías escuchar a tu artista favorito con un nivel de detalle y separación sorprendentes? 

P: ¿Cómo has formado a otras personas sobre la calidad del sonido y la música? ¿Por qué crees que es importante? 

Nicolo: En 2003, cuando me admitieron en el Salón de la Fama de Comunicación en la Universidad de Temple, también me invitaron a impartir el curso "Técnicas avanzadas de grabación musical" y, desde entonces, no dejado de dar clases como profesor adjunto. Ha sido genial estar rodeado de gente joven, y volver a descubrir y aprender cosas nuevas sobre mí mismo. Me encanta poder enseñar a otras personas lo que sé sobre la calidad de sonido y la producción musical. Poder transmitir este conocimiento es importante si queremos mantener un alto nivel de calidad en todos los aspectos de la música, desde el sonido hasta la producción y la creación.

Música y vida: tendencias y noticias para los amantes de la música y el sonido